Jamón ibérico, lo que necesitas saber para seleccionar el mejor

El jamón ibérico es uno de los productos más emblemáticos de la gastronomía española. Es el testigo ideal en cualquier celebración y  también cómplice único de un momento de paz con una copa de vino. Sin embargo, ¿cuánto sabes de jamón? Hoy te explicamos el etiquetado regulado y sus características para que estés preparado para elegir el mejor jamón.

En 2014 el Ministerio de Agricultura publicó la Norma de Calidad del Ibérico ante la demanda del sector de establecer unos parámetros claros para diferenciar estos productos. Así, consumidores y ganaderos cuentan con un etiquetado por colores distinguiendo los diferentes productos ibéricos. Cuatro colores distinguen cuatro tipos de jamones ibéricos, atendiendo a la alimentación y a la raza de los cerdos de los que provienen. Con este etiquetado el consumidor tiene la garantía total de que está adquiriendo un producto procedente del cerdo ibérico.

¿Qué nos dice cada color?

Etiqueta negra: Jamón de bellota ibérico 100% raza ibérica

Muestran esta etiqueta los jamones y paletas que procedan de cerdos 100% de raza ibérica y alimentados durante la fase de engorde en pastos naturales, hierbas naturales y bellotas en las dehesas

Etiqueta roja: Jamón de bellota ibérico

El rojo de la etiqueta nos indica que estos productos proceden de cerdos cuya raza no es 100% ibérica, sino que su raza está cruzada, pueden ser 50% o 75% ibéricos. Al igual que los de etiqueta negra, se crían en libertad en las dehesas alimentándose en la última fase de engorde de pastos naturales, pastos naturales y bellotas de encinas y alcornoques.

Etiqueta verde: Jamón de cebo campo ibérico

Etiquetados en verde encontraremos los productos procedentes de cerdos alimentados de pastos naturales y piensos, esto puede ser en la dehesa o en cercados al aire libre. En esta clasificación el porcentaje de raza ibérica puede ser del 100%, del 75% o del 50%.

Etiqueta blanca: Jamón de cebo ibérico

Cerrando la clasificación tenemos la etiqueta blanca. Estos productos proceden de cerdos alimentados con piensos compuestos de cereales y legumbres. Criados en establos o cebaderos en régimen intensivo. Al igual que los de etiqueta verde, el porcentaje de raza ibérica puede ser del 100%, el 75% o el 50%.

Pero, ¿cómo identifico un buen jamón ibérico?

Sabiendo que lo primero que tenemos que identificar es el color de la etiqueta, hay otros aspectos a tener en cuenta en el momento de la elección de un buen jamón ibérico.

Una buena pieza debe pesar entre 7,5 y 9 kilos, y presentar un tono brillante y vivo. La grasa debe estar presente fuera y dentro de la pata. El color de un jamón ibérico de calidad deber ser rojo intenso en contraste con el marrón de su exterior. Y por supuesto, su olor inconfundible y su sabor te darán la certeza de su calidad.

CorSevilla, dehesa y jamón ibérico

Nuestros ganaderos, comprometidos con el medioambiente y la calidad, aportan una materia prima criada en régimen extensivo en la dehesa. Cerdos ibéricos que pastan y se alimentan libremente en un entorno natural privilegiado.

El sabor del verdadero jamón ibérico, de la calidad garantizada, del mimo de la naturaleza, lo encontrarás en CorSevilla.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.