Comer queso fresco: ¿engordar o disfrutar?

La vuelta a la rutina nos despierta la conciencia y vuelven a nuestra mente esas preguntas al poner la mesa. ¿El queso fresco engorda? Queremos contar  calorías y buscamos maneras fáciles y sencillas de cuidarnos y disfrutar. ¡Es posible! ¿Cuántas veces has mirado un queso pensando sus calorías? ¿Es incompatible el consumo de quesos con una dieta sana y equilibrada? Hoy encontrarás aquí las respuestas a estas eternas preguntas.

¿Es el queso fresco el que menos engorda?

Sí. El queso fresco es de los quesos que menos calorías nos aporta. La razón es sencilla, a mayor curación en un queso mayor es su cantidad de leche. Por tanto, mayor cantidad de grasa. Un queso fresco puede aportarnos solo un 24% de grasas mientras que un queso curado puede doblar ese porcentaje. Recuerda, esto no quiere decir que haya quesos prohibidos. Solo hay que saber qué cantidades y cuándo tomarlos.

¿Y si lo tomo de noche?

Si lo tomas de noche te aportará las mismas calorías y tu cuerpo lo asumirá igual que otro alimento a la hora de la cena. Es decir, no por tomar queso fresco por la noche va a engordarte más.

Ideal para dietas hipocalóricas, niños y mayores

Consumir 100 gramos nos aporta solo unas 284 calorías. Hay que destacar su alto contenido en vitaminas y minerales que nos ayudan a que nuestro cuerpo asimile mejor el calcio. Mantener unos huesos fuertes es imprescindible en edades tempranas y avanzadas.

¿Cómo tomar el queso fresco?

La personalidad del queso fresco hace que lo podamos tomar de múltiples maneras y combinado con sabores dulces y salados. Ensalada vegetales o de pasta, con mermeladas de tomate o pimiento, con frutos rojos…

No temas jugar con el queso fresco e introducirlo en la cocina. Las verduras de temporada que aún nos regalan nuestras huertas son la excusa perfecta para encender el horno y sorprender a los nuestros. Y sí, a nosotros mismos. Aquí te dejamos una receta apetecible y fácil.

 

CorSevilla ofrece queso fresco de cabra. Además de las propiedades y virtudes que ya te hemos contado es más fácil de digerir. No, no temas a la lactosa porque desde nuestra dehesa también podrás disfrutar del queso fresco sin lactosa. En tiempos de coronavirus y en plena vuelta a la rutina debemos tomarnos más en serio que nunca fortalecer nuestro sistema inmunitario. ¿No te parece maravilloso disfrutar sin engordar y, a la vez, cuidar de los tuyos?

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.