¿Intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína de la leche de vaca? ¿Puedo comer queso?

queso fresco intolerante lactosa

Es bastante común confundir la alergia a la proteína de vaca con la intolerancia a la lactosa, no son lo mismo. En este post vamos a ver las principales diferencias. Pero, además, vamos a aclarar qué queso pueden y no pueden consumir los pacientes que deben evitar la leche en su dieta.

Diferencias entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la proteína de leche de vaca

Intolerancia a la lactosa (IL): Las personas intolerantes a la lactosa no pueden digerir el azúcar (lactosa) que se encuentra en la leche. Como consecuencia de su consumo sufren hinchazón, flatulencias, diarrea, etc.

Alergia a la proteína de leche de vaca (APLV): El sistema inmunitario reacciona de forma exagerada ante una o más proteínas que contiene la leche de vaca, principalmente, betalactoglobulina y caseína.

Ya los nombres nos indican que se trata de cosas diferentes. Lo primero es una intolerancia, que se produce cuando el organismo no es capaz de procesar un compuesto de los alimentos. La intolerancia puede ser molesta y tener un impacto negativo en la calidad de vida pero no es tan peligrosa o grave como una alergia.

Mientras que en la intolerancia, los síntomas no están relacionados con el sistema inmunológico, en la alergia es el principal afectado. El organismo identifica la proteína de la leche de vaca como un una sustancia que el organismo identifica como una amenaza y para defenderse de ella desencadena un proceso inflamatorio mediante la producción de anticuerpos

Las causas

Intolerancia a la lactosa:

  • Causas genéticas: es la causa más frecuente (70%) y ocurre tras el período de lactancia (desde pocos años hasta muchos años después) por la pérdida progresiva de la producción de la lactasa.
  • Causas secundarias: a una agresión de la mucosa intestinal (posterior a diarreas, antibióticos, quimioterapia, cirugías del intestino delgado, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal), en estos casos la intolerancia suele ser temporal y reversible, mejorando los síntomas cuando se trata la enfermedad condicionante.

Alergia a la proteína de la leche de vaca: La causa es genética. Existe una mayor transmisión si existen antecedentes de alergia en la familia.

¿A quiénes les afecta?

Intolerancia a la lactosa: adultos, principalmente.

Alergia a la proteína de la vaca: Bebés de 0 a 3 años, excepcional en adultos.

Los síntomas

Intolerancia a la lactosa: Dolor abdominal, gases, retortijones, enrojecimiento perianal, hinchazón, acidez, diarrea, defecación explosiva, náuseas.

Alergia a la proteína de la vaca:

  • Cutáneos: rash, urticaria, eritema en labios y párpados.
  • Digestivos: picor en la lengua, paladar y garganta, diarrea, sangrado en las heces, cólico abdominal, rechazo al alimento.
  • Respiratorios: rinoconjuntivis, asma, sibilancias.
  • Anafilaxia

Los tratamientos

Intolerancia a la lactosa: Supresión de alimentos con lactosa.

Alergia a la proteína de la vaca: Supresión de los lácteos. Sustituir la leche por fórmulas especiales: fórmulas extensamente hidrolizadas sin lactosa (proteínas partidas), fórmulas a base de soja.

Las recomendaciones

Intolerancia a la lactosa: Recomiendan ingerir alimentos ricos en calcio como sardinas, salmón gambas, espinacas, tofu, judías, brócoli. Evitar productos industriales y medicamentos con lácteos de conservante: bollería, congelados, embutidos, productos precocinados. Es recomendable exponerse al sol para la absorción de vitamina D. Ingerir, según el grado, quesos curados y yogurt. Se puede tomar suplemento de lactosa en ocasiones especiales.

Alergia a la proteína de la vaca: La madre no debe ingerir lácteos ni sus derivados. Hay que evitar productos industriales y medicamentos con lácteos de conservante: bollería, congelados, embutidos, carnes procesadas (salchichas, patés), margarinas, helados, salsas, algunos fiambres cereales enriquecidos, sopas instantáneas, alimentos y comidas preparadas, medicamentos con lácteos.

Entonces, ¿puedo comer queso?

Intolerancia a la lactosa: pueden comer quesos sin lactosa, como el Queso Fresco de Cabra Sin Lactosa de CorSevilla. Elaborado de forma tradicional con leche pasteurizada de cabra de raza Florida. Según el grado de intolerancia, también pueden comer quesos curados, cuanto mayor sea el tiempo de curación, su contenido de lactosa será menor.

queso fresco sin lactosa

Alergia a la proteína de la vaca: deben evitar comer queso  no solo de leche de vaca, sino también de leche de cabra y oveja. La similitud de sus proteínas, puede producir igualmente reacción alérgica. No puede ingerir productos lácteos sin lactosa.

 

Fuentes:
Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España: https://lactosa.org
Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex https://www.aepnaa.org
Fundación española del Aparato Digestivo: https://www.saludigestivo.es/

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.